Ofertas gimnasios .com

Natación


Natación

La natación es uno de los deportes en los que no cuenta la edad y que pueden practicar la mayoría de las personas. Esto es porque dentro del agua el cuerpo se ejercita con un bajo impacto, lo cual reduce la tensión de los huesos y articulaciones. Además tu cuerpo no se peleará con la gravedad como en la mayoría de los ejercicios. A diferencia del atletismo cuya práctica siempre es de alto impacto en los tobillos y en las rodillas, en la natación puedes encontrar una actividad deportiva para mantenerte en forma sin sufrir o sentir que estás haciendo algo abominable o simplemente que va contra tu naturaleza.
La natación te ofrece un sin número de posibilidades para ejercitar el cuerpo, la mente y el espíritu. Si tomamos en cuenta que nuestro primer elemento en el vientre materno fue el agua, por qué no volver al agua pero esta vez practicando la natación?
En los últimos años la natación se ha puesto de moda como actividad terapéutica. Hoy en día hay más actividades acuáticas que nunca. Está el yoga en el agua, el Aquagym, caminar en el agua y por supuesto todos los estilos de natación que ya conocemos como lo son el nado de crol, mariposa, etc.
Hay desde yoga en el agua, el famoso aquagym hasta todo tipo de ejercicios que sirven para contrarestar las desviaciones de la columna vertebral, enfermedades cardiacas, circulatorias, artrosis, artritis y obesidad.
Si bien es cierto que todos los deportes aportan beneficios para mantenernos saludables y en forma, la natación  es única por su abanico de beneficios. Nadar aporta una increíble resistencia cardiopulmonar, estimula la circulación sanguínea, ayuda a mantener la presión arterial estable, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ayuda en el desarrollo de los músculos, fortalece los tejidos articulares para prevenir posibles lesiones, facilita la eliminación de secreciones bronquiales, mejora la postura del cuerpo, alivia tensiones, genera un estado de ánimo positivo, ayuda a mejorar estados de ansiedad y depresión, relaja la excesiva tonicidad muscular de las tareas cotidianas, estimula el crecimiento y el desarrollo físico-psíquico y favorece el auto-estima.
Además de ser un deporte que cada día más gente practica, la natación se ha convertido en una de las terapias corporales que recomiendan más los médicos. Nadar ayuda a combatir el asma, las molestias musculares y articulares. También la natación alivia las hernias, lumbalgias, pinzamientos vertebrales o de la columna, y a controlar el estrés de la vida cotidiana. Por si fuera poco, la natación es una actividad que bien llevada puede ayudarte a bajar de peso de manera divertida y dinámica. Claro, no olvides consultar con tu médico.
La libertad de movimientos y posturas corporales que no se pueden lograr fuera del agua y su naturaleza lúdica, hacen de la natación el ejercicio por excelencia que relaja los sentidos y aquieta el espíritu al mismo que tonifica el cuerpo.
Las posibilidades de la rehabilitación a través de la natación son muy grandes, y abarcan muchas condiciones. Personas con parálisis cerebral, miopatías graves, incluso autistas pueden beneficiarse de la práctica de la natación, siempre y cuando estén bajo supervisión de un médico.
Nadar ya sea en una piscina, un lago o en el mar regularmente ayuda a que los músculos respiratorios adquieran elasticidad y movilidad. Por consecuencia tus pulmones se acostumbrarán a tomar mayor cantidad de aire beneficiando a los células del resto de tu cuerpo con una mayor cantidad de oxígeno.
Si decides comenzar a practicar la natación es recomendable consultar con tu médico para estar seguro sobre la intensidad y el tipo de ejercicios acuáticos que le convienen a tu cuerpo, a tu mente y a tu espíritu.