Ofertas gimnasios .com

Aqua Gym


Aqua Gym

Son tantos los beneficios de hacer ejercicios en el agua, que cada día más personas practican el Aquagym.  Ya sea que busques relajarte, rehabilitarte de alguna lesión, quemar calorías o tonificar tu cuerpo, el Aquagym es una práctica completa y muy divertida. Y en personas mayores se ha comprobado que este tipo de ejercicio puede acelerar el proceso de ponerse en forma.

El uso del agua para tratar enfermedades es histórico: Hipócrates usaba el agua para el tratamiento de enfermedades ya en el año 460 a.c.; los romanos utilizaban aguas frías o calientes con diferentes objetivos, y los griegos popularizaron las caminatas en el agua. Desde entonces y en todo el mundo han cogido un impulso notable distintas prácticas de ejercicios acuáticos.

El Aquagym consiste en ejercicios de bajo, medio y alto impacto, según las necesidades de cada persona. Los alumnos pueden encontrarse en pie en el borde de la piscina o permanecer a flote dentro del agua. El tipo de ejercicio que se realiza puede ser: de bajo impacto, con deslizamientos suaves en el suelo y manteniendo como mínimo un pie en el suelo; de alto impacto, con saltos y pérdida de contacto con el suelo y proyección del cuerpo hacia arriba; y sin impacto, que se corresponde con aquellos ejercicios en los que el cuerpo se encuentra en flotación y sin tocar de pies en el suelo.

Entre las ventajas que ofrece este fitness acuático están las de trabajar todos los músculos, quemar calorías (en los casos de personas con sobrepeso), también se recomienda a personas con lesiones traumatológicas, con problemas de movilidad y estabilidad articular en las rodillas tobillos, igual que para problemas en la espalda. Y es que la poca gravedad que hay en el agua permite la disminución del impacto del cuerpo con el suelo, y con esto, la tensión sobre las articulaciones. Esto hace que los ejercicios en el agua puedan ser más duraderos y frecuentes, y que los músculos trabajen más. La dificultad para moverse en el agua hace más fácil el desarrollo de la resistencia y tonificación muscular. Lógicamente, esta característica del agua la hace apropiada para personas con osteoporosis, que verán reforzada su resistencia muscular.

El agua aporta también equilibrio muscular y una mejor termorregulación. La temperatura corporal es mucho más estable, lo que proporciona una mayor comodidad y hace que la sesión de ejercicios sea más agradable. Asimismo, el aquagym aporta relajación y tranquilidad a quien lo practica, sobre todo por el efecto sedante del agua tibia.

En el aquagym se requiere de una piscina con poca profundidad (de 1,20 m a 1,50 m), aunque también puede ejecutarse en otro tipo de piscinas. La temperatura más adecuada debe oscilar entre los 28º C y los 31º C.